Inicio / Blog de viajes / Viajes a América / Sierra nevada de Santa Marta: viaje a la ciudad perdida (2)

Sierra nevada de Santa Marta: viaje a la ciudad perdida (2)

Despertar a las 05 am por lo general no es mi costumbre, pero sin exagerar la Sierra nevada de Santa Marta me llamaba con sus hipnóticos sonidos naturales. Grillos, cantos de pájaros y primates nos decían buenos días a su modo. Aún en la oscuridad pero con los primeros asomos del sol, el grupo de aventureros se despertaba lentamente con una taza de café colombiano. Un silencio casi religioso se apoderó del momento. Todos mudos mirando hacia la montaña e imaginando desde ya la ciudad perdida de los Tayronas y sus misterios.

Viaje a la selva en la sierra neveda de Santa Marta Viaje a la selva en la sierra neveda de Santa Marta

La prueba de la sierra nevada de Santa Marta: preludio de la ciudad perdida

El olor del desayuno nos estimuló la bravura. Un suculento caldo de carne, arepas colombianas y chocolate caliente nos aportó las energías y el valor para emprender la ruta.

Caminamos durante dos horas sobre un camino resbaloso a causa de las fuertes lluvias del día anterior. Un lodazal que nos hacía enterrar hasta los tobillos y dificultaba la marcha.

El camino cada vez se hacía más quebrado. La transpiración a causa de la humedad tropical me protegía a la vez de la jauría de mosquitos.

Solo veíamos selva, plantas, arboles gigantes, riachuelos y a veces tarántulas atravesar el enlodado camino. Algunas construcciones empezaron a aparecer en medio de la espesa jungla. Igualmente nuestros ojos cansados empezaron a observar cual apariciones fantasmales, los esporádicos indígenas Tayronas en sus tareas diarias. Cabe decir que esta comunidad indígena no suele habitar concentrados en caseríos, cada familia posee una cabaña en una parte de la selva. Durante todo el recorrido es fácil toparse con cabañas aisladas y solo vimos un centro de encuentro comunal. Su timidez los llena de misticismo y al mismo tiempo nos hizo pensar en la discreción para no incomodarlos.

Sierra nevada de Santa Marta, trek a la ciudad perdida Sierra nevada de Santa Marta, trek a la ciudad perdida

Viaje a la ciudad perdida de los Tayronas (Teyuna) Viaje a la ciudad perdida de los Tayronas (Teyuna)

En total atravesamos entre nueve y trece veces los ríos de la Sierra Nevada de santa Marta , en ocasiones con el agua hasta más arriba de la cintura. Pero con el sofoco que llevábamos y lo difícil del clima tropical, cada vez era un placer hídrico y refrescante. El calor y la humedad son difíciles a soportar.

Así caminamos durante 3 días más, con 5 horas de marcha en promedio por día: pausada, detallada, asombrosa y mágica. A la vez muy física, pero desintoxicadora. Sentía que mis pulmones respiraban a su gran capacidad, el aire fresco y puro de la montaña. Expulsando al mismo tiempo, todas las porquerías que nos aporta la “civilización” y que debemos respirar en las ciudades.

Trek - senderismo en la ciudad perdida Tayrona Trek – senderismo en la ciudad perdida Tayrona

El “Mamo” : el pueblo indígena Tayrona y Kogui

Al cuarto día, y preparándonos para hacer las que serían las últimas horas antes de llegar a la ciudad perdida sucedió lo inesperado. El encuentro directo con ellos: los Tayronas, los dueños ancestrales de la ciudad perdida. Una familia completa apareció  de repente, como cuando en las tardes las estrellas aparecen en el firmamento.  Saludaron con gestos y voz tímida, se acercaron, nos preguntaron nuestros nombres.

Encuentro con los indígenas Tayrona-kogui Encuentro con los indígenas Tayrona-kogui

Un silencio incómodo con intercambio de miradas se apoderaron del momento. Pero de repente estábamos en circulo escuchando al “Mamo” (chamán).

Mamo o chamán Tayrona (kogui) en Colombia
Mamo o chamán Tayrona (kogui) en Colombia

El pequeño hombre nos dió la bienvenida a sus tierras, vestido de blanco mascaba hoja de coca y sostenía una jarra extraña en sus manos. Con el sonido del río a unos cuantos metros nos transportó a los tiempos en que su comunidad construyó la ciudad perdida ( año 1500 aproximadamente). No imaginan lo emocionante del momento. Tener la suerte de poder intercambiar palabras tantas sabias sobre la preservación y el respeto de la naturaleza y los errores de nuestra “civilización moderna depredadora”.

El chamán nos compartió la filosofía de la comunidad. Ellos viven en plena simbiosis y respeto con la madre tierra.

Por ello nos hacía énfasis en proteger los senderos de la sierra nevada. Allí presentes después de más de 500 años, los hijos de los hijos de quienes con sus pequeñas manos habían construido una maravilla que sin verla ya me erizaba la piel: La Ciudad Perdida (Teyuna en lengua indígena).

Los guías nos confiaron que normalmente los indígenas no acostumbran a hacer un encuentro como este. Entonces me sentí afortunado de estar en el momento y lugar indicado para absorber las energías y la sabiduría de esta comunidad indígena.

Una hora después y aún tocados por el encuentro, salimos en busca de “Teyuna” la ciudad perdida de los Tayronas!

Este es el relato N° 2 y hace parte de un conjunto de diarios sobre mi experiencia en la selva colombiana en busca de la ciudad perdida de los tayronas en la sierra nevada de Santa Marta.

Viaje realizado con la agencia : Magictour Colombia.

 

  Aristofennes

Blogtrip | Blog de viajes

About Aristofennes

Con alma de aventurero, viajar hace parte de mi estilo de vida. Descubrir el mundo permite de descubrirme a mí mismo. Amante de la fotografía y de la videografía de viajes. Soñador y sensible al mundo.

2 comments

  1. Qué bien! Cuando fui, no tuve ese contacto tan directo con los indígenas. O sea, siempre los vimos pero no nos confiaron mucho de su cultura y sus “secretos”. Sin embargo, visitar estos sitios sagrados siempre deja un aura de conservacionismo y de respeto que difícilmente se logra en las ciudades. Esta fue mi experiencia en la Ciudad Perdida: https://viejaqueviaja.com/2015/05/02/la-ciudad-perdida-de-colombia-donde-la-ropa-nunca-pero-nunca-se-seca/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *