Inicio / Blog de viajes / Viajes a Europa / Amapola: pintura de un caprichoso campo de flores

Amapola: pintura de un caprichoso campo de flores

Suelo tener fijaciones de imágenes, lugares o en momentos que no conozco, que no he vivido pero que deseo conocer. Fotografías cerebrales que quedan en mi mente como un objetivo a realizar. Estas fijaciones se traducen en lugares, paisajes, personas o experiencias que escribo en una lista invisible pero imborrable de objetivos sentimentales en mi vida.

Siguiendo estas fijaciones caprichosas, me encontré con una imagen que rondaba mi mente hasta convertirse en obsesión: un campo de amapolas. La flor de la amapola multiplicada por miles produce un cuadro natural de inigualable belleza. Un campo de flores tapizado de rojo escarlata, de cuya búsqueda voy a hablarles.

Campo de amapolas inspirado de Claude Monet Campo de amapolas inspirado de Claude Monet

Buscar un campo de flores de amapola? Pero de dónde nació esta idea ?

Pienso que la idea de buscar un campo de amapolas nació de una pintura; no encuentro otra explicación. Durante una visita a la ciudad de París, decidí refugiarme de una lluvia torrencial ingresando al primer lugar que se me atravesó. Encontré refugio en el museo de Orsay.

Distraído y empapado en mi silencio, caminé en medio de galerías y exposiciones de pinturas y obras impresionistas. Hasta caer de frente en una pintura que me produjo un movimiento neuronal telúrico. La pintura llamada “Champs de Coquelicots”  (Campo de amapolas) del artista Claude Monet.

En la pintura de Monet una dama elegante se pasea en compañía de una niña por la campiña francesa. El paseo se hace en medio de un vivo campo de amapolas muy cerca de lo que parece la casa de campo familiar. De los detalles que parecen en la obra, las flores de amapolas me causaron mucha impresión.

Paisaje de un campo de flores de amapola Paisaje de un campo de flores de amapola

Yo no conozco mucho de arte, o mejor dicho nada; y de pinturas mucho menos. Pero el arte tiene la capacidad de mover nuestras fibras sensibles sin comprender mucho del arte mismo. En esa ocasión la mayoría de pinturas del museo no me hablaron mucho o al menos eso creí.

La  imagen de la roja amapola volvía, como parasitando mis ideas rutinarias. Retandome como suelo hacerlo, un día tomé la determinación de hacer de la pintura una realidad. De transformar la amapola de óleo en campo de flores tangibles. Comencé a buscar informaciòn al respecto, dónde, cuándo, a qué horas se encuentra y florece la amapola en Francia.

Con las respuestas obtenidas mi fascinación crecía.  La amapola silvestre de Francia, es una flor salvaje que crece donde le da la gana, una vez al año y su floración solo dura 2 o 3 días. Comprenden cuando digo que mes fijaciones son caprichosas?

Fotografía de un paisaje de amapola en primavera, francia Fotografía de un paisaje de amapola en primavera, francia

Esperé impaciente los meses de abril y mayo, meses en los que esta flor aparece; y nada, ningún indicio. Como quién busca unicornios 🙂 .

La complicidad de la primavera en Francia

Algunos sueños y fijaciones solo quedan como tales, como fantasías irrealizables. Como semillas en tierra seca esperando a ser humedecidas.

La gota de agua que humedeció mi capricho llegó.

Volviendo de un matrimonio y a eso de las 5 de la tarde decidimos tomar las rutas accesorias. Estaba como cualquier mortal después de una fiesta de dos días. Con la mente en blanco, como a veces es bueno tenerla. Pero en un segundo mi meditación se convirtió en éxtasis. Una alfombra roja de cientos de metros apareciò frente a mis ojos y jugueteando al viento miles de amapolas. Inesperadas y coquetas amapolas vestidas de rojo en frente de nuestro camino.

Con el vehiculo estacionado a orillas de la carretera, me dediqué a observar la danza que el viento provocaba en las esquivas flores. Un vayven alegre, hipnótico y calmante. La primavera francesa ofreciendo me ese pequeño momento de vida y satisfacción. Si bien parece un soplo de tiempo insignificante, para mi estas pequeñas experiencias sensibles me agrandan el corazón.

Aristofennes y su campo de amapolas- Blogtrip blog de viajes Aristofennes y su campo de amapolas- Blogtrip blog de viajes

Meses después de mi visita al museo, comprendí al artista y sentí respeto por su obra. Gracias señor Monet por transportarme al mundo de fantasías  …al mundo de las Amapolas.

La alegría de un ser humano está compuesta por pequeños momentos de placer.

Datos y consejos para observar los campos de amapolas en Francia:

  • Si desean conocer la pintura “Champs de coquelicots”  de Monet, pueden encontrar toda la información en el sitio del museo de Orsay.
  • Dato curioso: La amapola silvestre no es la misma de la cual se extrae la heroína. Sin embargo sus hojas verdes tienen propiedades sedativas.
  • La región conocida como “Midi” en el centro y sur de Francia es la más propicia para visualizar los campos de amapolas. Aunque esta flor se puede encontrar en toda Europa central y el norte de África.
  • Aparte de los campos de amapolas, también les recomiendo la experiencia de visitar los cultivos  y caminos de lavanda.
  • La flor de la amapola es tan frágil, que una vez cortada por ejemplo; la flor se marchita y muere en el instante. Esta flor es comestible. Su aparición y floración está asociada a los cultivos de cereales; aunque es considerada como mala hierba por los agricultores.

 

  Aristofennes

Blogtrip | Blog de viajes

About Aristofennes

Con alma de aventurero, viajar hace parte de mi estilo de vida. Descubrir el mundo permite de descubrirme a mí mismo. Amante de la fotografía y de la videografía de viajes. Soñador y sensible al mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *