Inicio / Blog de viajes / Viajes a África / Marrakech: viajar a la frenética capital turística de Marruecos

Marrakech: viajar a la frenética capital turística de Marruecos

Marrakech en Marruecos es una mezcla de etnias, de música, de artesanías, de costumbres, de turistas y tráfico salvaje. De fondo una arquitectura única e imponente con sus templos, mezquitas y la centenaria Medina. Una ciudad dorada por las fachadas color tierra e iluminadas por el sol Africano. Marrakech es una bomba para los sentidos. Me sentí como en una de esas ciudades bíblicas mercantiles y babilónicas.

Visita de la Medina en Marrakech Marruecos Visita de la Medina en Marrakech Marruecos

De la calma del desierto a la estrepitosa ciudad de Marrakech

Aristofennes en Marrakech Marruecos-Blogtrip blog viajes
Aristofennes en Marrakech Marruecos-Blogtrip blog viajes

La visita al desierto del sahara, me mostró la forma tranquila de viajar por Marruecos. Pero todo cambió, una vez llegados a Marrakech.

Muchos viajeros que había consultado para recomendaciones de Marrakech me hablaron muy mal de la ciudad. Me decían que era solo fama, pero que la ciudad era sucia, ruidosa, contaminada, caótica y con vendedores que te acosaban sin cesar. En alguna parte ya había escuchado, vivido y/o leído esto. Si claro!  Así me hablan siempre de las ciudades de América latina en las cuales crecí. Me acordé de repente de un diario de viajes que leí, donde alguien decía que Cartagena en Colombia era  solo una ciudad de putas y vendedores ambulantes, cuando para mi es una de las ciudades más bellas y agradables del caribe. Pero respeto los puntos divergentes sobre un destino,  a cada quien su filosofía de viajar.

No todos los destinos son para todos los viajeros.

A mi Marrakech me gustó! Disfruté de la ciudad plenamente, tanto de sus lados buenos como de los malos.

Dátiles y especias en el mercado de Marrakech Dátiles y especias en el mercado

Un viaje de 48 horas de locura en Marrakech Marruecos

Contábamos con solo 48 horas para vivir y recorrer la vehemente capital turística de Marruecos. Como cuando dejan un niño en una dulcería y le dicen cómase lo que más pueda en 15 segundos.

Esta visita se perfilaba como corta, agotadora e intensa.

Al ver la aceleración y el agite de Marrakech, decidimos recorrerla de forma pausada y calma. No queríamos caer en la trampa de los afanes de la excitada ciudad. Para qué correr si se puede visitar disfrutando de cada foto, cada rostro, cada palacio y cada jardín. Nos dedicamos a observar cada uno de los detalles que hacen del lugar un punto de ebullición conmovedor.

Minarete koutoubia en Marrakech Marruecos Minarete koutoubia en Marrakech Marruecos

A paso lento nos perdimos en los zocos (souks) laberínticos, al mismo tiempo que los vendedores voraces nos ofrecían con insistencia perturbadora sus mercancías artesanales. Marrakech huele a té de menta y a incienso que quema en las boutiques de cachibaches y souvenirs. Los vendedores árabes no tienen rivales, te venden hasta su alma sin que  te des cuenta. Saber decir NO es la mejor manera de espantar los vendedores insistentes.

Saliendo del trance de visitar los zocos, aparecimos sin saberlo en la inconfundible plaza Djema el Fna. Este lugar público es el centro de la movida culinaria callejera de Marrakech. Sinceramente no encuentro la palabra exacta para describirles el escenario. La plaza es más o menos esto:

  • Cientos de puestos de comida callejera que despiden olores gastronómicos fuertes y típicos de la cocina de Marruecos.
  • Las fumarolas de los restaurantes de calle hacen del ya recargado aire un irrespirable ambiente trastornador y casi exasperante.
  • con vendedores que adivinan tu nacionalidad con solo ver tu rostro y te empiezan a hablar en la lengua correspondiente. Le pregunté a uno de ellos cuántas lenguas hablaba y me dijo 10 y sin ir a la escuela.
  • los hipnotizadores de serpientes tocando con su flauta las canciones que embelesan las peligrosas cobras.
  • Familias enteras tocando música tradicional y bailando por alguna festividad familiar o religiosa. Muchas fiestas en Marrakech terminan en la plaza Djema el fna.
  • Varios aguateros con sus trajes típicos de mil colores. Figuras clichés atrapa que representan a personajes de otro tiempo y que hoy en día hacen soñar de colores mágicos a los viajeros.
  • Las videntes o adivinadoras que quieren a cambio de un billetico predecir lo que el futuro nos depara.

Viajar a Marrakech Marruecos plaza Djema el Fna Viajar a Marrakech Marruecos plaza Djema el Fna

Marrakech: la historia de las bailarinas árabes en la plaza Djema el Fna:

Pero lo que en realidad me cortó el aliento en esta plaza por su historia, fueron “las” bailarinas árabes. Me dejé hipnotizar por las caderas frenéticas durante más de 1 hora. Luego me acerqué a una de ellas, y cual sorpresa! No era ella sino EL.

Después de una corta sesión de fotos tuve derecho a la verdad. Me dijo que lo hacían ellos, pues si las mujeres lo hacían allí en la plaza era mal visto por la sociedad. Además me intimó que algunos de ellos son homosexuales y que esa era una forma de expresarse y ser “aceptados” en un país donde la homosexualidad es un delito castigado penalmente. Le ofrecí todos mis respetos, pues si hay una cosa que mis viajes me dejan en mi corazón, es el sentimiento de encontrar héroes por todas partes que luchan por sus libertades humanas.

Bailarinas árabes - plaza Djema el Fna Marrakech Bailarinas árabes – plaza Djema el Fna Marrakech

La ciudad da la impresión de ser  ruidosa, pero hay que comprender que la cultura árabe es naturalmente enérgica.

El contraste en esta ciudad es tal, que es fácil ver un camello amarrado en el pié de una cabina Telefónica.

Entre Palacios, jardines y camellos

La visita me llevó a uno de los tantos palacios que pertenecen a la familia real de Marruecos, el palacio “La Bahía”. Allí  se puede apreciar la magnitud de la riqueza arquitectural y cultural de la época de los pachás. Los jardines majestuosos y la excentricidad de los palacios hacen soñar con la cultura árabe. Pero también hacen reflexionar acerca de la injusticia de la monarquía en medio de un país no muy justo socialmente. Estas construcciones contaban con todos los lujos propios de una época rica gracias al  comercio de especias y las caravanas de camellos.

Actualmente se puede apreciar también la influencia arquitectónica de la colonización francesa. Aunque no solo en la arquitectura, el paso  de los franceses es presente en la lengua, en las avisos, en la hotelería; por todas partes.

Varios jardines y palacios por toda la ciudad hacen parte del atractivo turístico de esta conmocionada urbe árabe.

Marrakech es una ciudad sorpresa, pues cuando crees que lo has visto todo aparece un rincón desconocido.

Tumbas saudíes en Marrakech Marruecos Tumbas saudíes en Marrakech Marruecos

Tour en camello jardín Menara Marrakech Marruecos Camellos atados al teléfono, jardín Menara Marrakech Marruecos

Qué visitar en Marrakech:

Marrakech posee una riqueza histórica y arquitectónica intrigante. El centro de la ciudad es un laberinto de rincones a descubrir y a visitar. El tiempo puede pasar muy rápido recorriendo entre jardines, mercadillos, zocos y residencias reales.  Algunos sitios de interés a visitar en Marrakech son :

  • El jardín de Nemara: no dediquen mucho tiempo y aconsejo vayan a pié si les gusta caminar, pues a veces los taxis cobran mucho y al final no es lejos del centro de la ciudad.
  • El jardín de Majorelle : un jardín hecho por franceses que es propiedad actual de Yves Saint Laurent. Es pequeño y se visita rápido. Personalmente me desilusionó un poco.
  • Hay una cantidad no exacta de palacios a visitar
  • Las tumbas Saudíes
  • Palacio El Bedi
  • Museo Dar Si Said

Viajar a Marrakech en Marruecos en vidéo :

Videos de viaje vlog vlogger youtube

Hotel en Marrakech Marruecos:

Son habitaciones en una casa familiar, queda a solo 2 cuadras de la plaza Djema el Fna

73, av Houmane El Fetouki Arset Lamâch
40 000 Marrakech
tel: GSM 00 212 5 24 44 13 03
costo:  25 euros aprox
Transporte y circuitos en Marruecos.

Taxis:

Hay dos tipos:

  • Petit taxi = pequeño taxi   – costo: 3 euros la carrera
  • Grand taxi= taxi grande    – 4 o 5 euros la carrera

1 euro es igual a 10 dirhams aproximadamente.

Comer en Marrakech Marruecos:

  • Buscar siempre restaurantes locales, estos son más baratos y la comida es preparada con mucha autenticidad y tradición.
  • Comprar la carne en un mercado y la hacer cocinar en un puesto de comidas. Después de prepararla, la carnes servida con otros alimentos como papas fritas o pan árabe por muy poco dinero.
  • Eviten el agua en jarra en los restaurantes o los refrescos en la calle, preferir en botella.
  • En la plaza Djema el fna hay que saber donde comer y eso es difícil con cientos de puestos, es mejor escoger los puestos de comida en donde se puede apreciar cuando preparan los alimentos.

Comida y gastronomía en las calles de Marrakech Comida y gastronomía en las calles de Marrakech

Idioma en Marruecos:

Camellos en el jardín Menara en Marrakech
Camellos en el jardín Menara en Marrakech

En Marruecos hay dos idiomas oficiales el árabe y el francés. Este último es de mucha ayuda, pues el árabe es bien difícil.

Excursiones:

  • Hay muy buenas excursiones en los alrededores por buen precio: cascadas, pueblos, dunas, desierto y demás. Todo depende del tiempo y del presupuesto.
  • Las agencias se cuentan por centenas, las verán en todas partes. Sobre todo ubicadas en las calles circundantes de la plaza Djema el Fna.
  • Eviten comprar planes turisticos, tours o excursiones a vendedores ambulantes.

Información oficinas de turismo:

Este es el relato N° 4 y hace parte de un conjunto de diarios sobre mi experiencia en el reino de Marruecos. A continuación los relatos de viaje que completan este diario:


  Aristofennes

Blogtrip | Blog de viajes

About Aristofennes

Con alma de aventurero, viajar hace parte de mi estilo de vida. Descubrir el mundo permite de descubrirme a mí mismo. Amante de la fotografía y de la videografía de viajes. Soñador y sensible al mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *