Inicio / Blog de viajes / Viajes a Europa / Escapada a Oporto: el tórrido sur de Europa en Portugal

Escapada a Oporto: el tórrido sur de Europa en Portugal

Buscábamos una escapada cercana en Europa para un fin de semana. Algún destino rápido, no muy lejos y sobre todo que cumpliera con los requisitos de las tres “B”: bueno, bonito y barato. Después de escudriñar mapas, libros de ideas, blogs de viaje y hacernos leer las líneas de la mano; la ciudad de Porto en Portugal se perfiló como el destino perfecto para esos 3 días de ocio vacacional a bajo costo.

Antiguo tranvía en oporto Portugal Antiguo tranvía en oporto Portugal

Portugal: afanes bizarros de un viaje de bajo costo

En realidad no tengo una forma fija sobre mis modos de viajar. A veces me gusta viajar como mochilero con poco dinero. Y otras veces rompo el cochinito para darme gusto y subir un poco la calidad de los servicios durante mis aventuras. Todo depende del momento en que me encuentre, y de mi tolerancia momentánea al confort o al inconfort.

En este caso, la escapada a Porto estaba bien enmarcada por un presupuesto tacaño y bien a la baja. Todo esto teniendo en cuenta que quién dice viaje barato dice contratiempos, horarios imposibles y bizarrerías gratis.

Algunas penas y desventuras jocosas vienen incluidas cuando se busca el precio más bajo.  

Para empezar, el vuelo más económico era el que salía de lyon Francia a las 21:30 pm. Si bien se acomodaba perfecto para viajar después del trabajo, la llegada a Porto estuvo marcada por varios incidentes inesperados, penosos y graciosos.

Plaza Carlos Alberto en Oporto Portugal Plaza Carlos Alberto en Oporto Portugal

El primero de estos fue causado por la confusión del cambio horario. Pues según nuestros relojes habíamos aterrizado a las 23:50 y el metro que une el aeropuerto al centro de la ciudad cerraba en 9 minutos. Temiendo deber pagar un taxi si perdíamos el último tren, no se imaginan cómo corrimos con cara de locos desesperados por los pasillos para llegar hasta la estación del metro. Con el corre-corre y el desespero nos equivocamos de lado de metro, es decir que llegamos al lado a donde llegan los vagones desde la ciudad y no del lado donde salen. Lo mejor de todo es que el resto de las personas caminaban normal y veían extrañados los rostros de desespero. Cuando llegamos y subimos al metro con el sudor escurriendo por nuestras frentes brillantes, y con el pulso a reventar, nos dimos cuenta que el reloj en el metro marcaba las 22:58 y no las 23:58. En realidad corrimos por nada, pues el cambio horario disminuyó de una hora la hora francesa. Reventamos a reír por pendejos.

Llegamos al hotel casi a media noche. Timbramos una, dos, tres y más veces. Nada, ni nadie. En la timbradera pasamos casi cuarenta y cinco minutos pegados a la puerta, sin resultado. A punto de irnos a buscar otro hotel en urgencia, una mujer despelucada y somnolienta nos abrió la puerta. Entre la lengua portuguesa y de que hablaba entre los dientes y riendo apenas le entendimos.

Nos instalamos pidiendo a gritos la cama vencidos por el sueño. Al final nos dormimos sonriendo por los acontecimientos.

Fotografía panorámica de Oporto en Portugal Fotografía panorámica de Oporto en Portugal

Paseo en Oporto, o la calidez latina de Portugal

Al otro día no muy temprano y antes de salir de hotel, la chica despelucada de la noche anterior nos recibió ya peinada pero aún sonriente. Se disculpó por tener el sueño tan pesado y nos brindó toneladas de valiosa información para nuestra visita de la ciudad en tres días.

El desayuno lo tomamos al lado del hotel entre risas a causa de nuestro pésimo portugués. Confirmando agradablemente que los vecinos de Porto son sonrientes y parlanchines. Valoro cuando las personas poseen la riqueza y la facilidad de comunicar.

Aristofennes en Oporto Portugal- Blogtrip blog de viajes Aristofennes en Oporto Portugal- Blogtrip blog de viajes

Hasta el río Duero: entre arquitectura, historia y azulejos

Iglesia de San Idelfonso Oporto Portugal
Iglesia de San Idelfonso Oporto Portugal

Emprendimos nuestra primera jornada de visitas caminando por el centro de la ciudad de Porto a un ritmo lento y pausado. La arquitectura antigua de la ciudad posee un sello único de estilo portugués. Nos encontramos con casonas de grandes ventanales y con muchas construcciones tapizadas de los famosos azulejos portugueses en sus fachadas. Si bien los azulejos se utilizan en general para los baños y cocinas, en Portugal se usan particularmente en las fachadas de los edificios.

Recorrimos muchas de las calles y callejuelas en piedra del centro histórico. Varias calles son solo peatonales y hacen del recorrido a pié un verdadero placer. Atravesamos asombrados la veintena de iglesias del centro de Porto. Fascinados, pues nunca habíamos visto tantas iglesias juntas en un mismo barrio.

La arquitectura de Porto es de una exuberancia y variedad sorprendente. Los muros, las calles y las plazoletas cuentan la historia de Portugal de forma comprensible. Historia que recuerda del poder de tuvo la iglesia católica en el país y que se evidencia a través de las numerosas y faraónicas catedrales que se pueden visitar.

Puente María Pía sobre el río Duero Oporto Portugal Puente María Pía sobre el río Duero Oporto Portugal

Deambulando nos percatamos que muchos de los caminos y callejuelas de porto conducen a orillas del imponente río Duero. Prueba de la importancia y del protagonismo que tiene el afluente en la vida y en la historia estratégica de la ciudad. El Duero que busca desembocar en el mar Atlántico hace de porto un paisaje embobador y seductor.

Las orillas del río Duero y su desembocadura en el mar, narran igualmente de la ambición portuguesa en la época de la colonia. Portugal poseía en aquel momento del pasado una de las flotas marítimas más importante del mundo.

Fotografía de pavo real en los jardines del palacio de cristal Oporto Fotografía de pavo real en los jardines del palacio de cristal Oporto

Cuando un viaje se vive bien, el tiempo pasa volando

Si me pidieran hacer una lista descriptiva con todos los lugares que visitamos en porto, creo que no me alcanzaría este espacio y este relato de viajes sería demasiado extenso. Para resumirlo esto fue lo que hicimos y lo que mi memoria me trae primero:

  • Descansamos en jardines escondidos en las colinas de la ciudad.
  • Nos emborrachamos con el fantástico y emblemático vino Porto, paseandonos de cava en cava con una copa en la mano.
  • Visitamos castillos y fortalezas históricas.
  • Paseamos en tranvías que parecían del siglo pasado.
  • Fuimos a comprar cachivaches en un mercado de pulgas.
  • Preguntamos los precios de las casas mientras soñábamos de instalarnos en la ciudad.
  • Nos pusimos cita con el mar Atlántico enfrente de un faro al atardecer.
  • Volvimos enamorados de la ciudad, del país, de su gente, de todo!

Castillo castelo fuerte San Francisco de Queijo Oporto Castillo castelo fuerte San Francisco de Queijo Oporto

Faro de felgueiras en Oporto Portugal Faro de felgueiras en Oporto Portugal

Este corto viaje terminó con muy bonitos recuerdos, con imagenes grabadas y con el bolsillo aguantando un destino que aunque vivido de forma económica nos sorprendió con sensaciones de calidad.

Consejos e información para visitar Oporto:

  • Esta ciudad y en general el país de Portugal son destinos que tiene una muy buena relación calidad-precio.
  • El centro con sus lugares y monumentos son fáciles de recorrer a pié o ayudados por el tranvía. La ciudad no es muy extensa.
  • Muy recomendado de visitar la ciudad la noche. Nosotros hicimos una siesta (después de los vinos) para poder salir en la tarde noche.
  • Si cuentan con tiempo suficiente y con dinero, hay muchas actividades que nosotros no hicimos pero que son recomendadas. Por ejemplo mucha gente nos habló de los paseos en barcos típicos por el río Duero y visita a los viñedos del vino Porto.
  • Nosotros dormimos en el hotel residencial Marfim, Rua Álvares Cabral, 213, Cedofeita; charmedaleziria@gmail.com.
  • Para más detalles sobre una estadía pueden acceder a la página oficial de la oficina de turismo de Oporto.

 

  Aristofennes

Blogtrip | Blog de viajes

About Aristofennes

Con alma de aventurero, viajar hace parte de mi estilo de vida. Descubrir el mundo permite de descubrirme a mí mismo. Amante de la fotografía y de la videografía de viajes. Soñador y sensible al mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *