Inicio / Blog de viajes / Viajes a América / La momia Nasca de 8 años: visita al museo regional de Ica Perú

La momia Nasca de 8 años: visita al museo regional de Ica Perú

Llegamos a la ciudad de Ica en horas de la mañana procedentes de Lima. En Ica comenzaría en serio nuestro viaje de 28 días por el sur del Perú y algunos destinos en Bolivia. En ese instante la prioridad en Ica era la de visitar el renombrado oasis de la Huacachina, para luego seguir inmediatamente hacia Nazca, nuestro próximo destino. Habíamos leído varios blogs de viaje, y los relatos  recomendaban NO tardarse demasiado en la ciudad. Aparentemente, para algunos viajeros Ica es un destino sin mucho interés. Pero siguiendo el consejo de uno de los habitantes, nosotros terminamos en un museo un poco extraño a las afueras de la ciudad, en busca de una tal momia de un niño indígena de la zona.

La visita resultó cargada de mucho misterio, pero sin lugar a dudas muy enriquecedora culturalmente.

El consejo callejero

Después de instalarnos en el hotel salimos a caminar y a tomar el fresco. La ciudad de Ica no es muy grande y la vuelta por sus calles fue rápida. Buscando protegernos del sol inclemente terminamos sentados en una de las banquetas de madera del parque central, bajo la sombra de un gran árbol frondoso de flores blancas que olía a miel acre.

Justo enfrente de nosotros, una gran casona amarilla de estilo colonial iluminaba todo el lugar. Una brisa sabrosa removía los árboles del parque, mientras los pasantes nos miraban con ojos de curiosidad.

Viajar a Ica ciudad del Perú Viajar a Ica ciudad del Perú

En esas un joven vendedor de paletas nos saludó preguntando de dónde veníamos. – Por más que quiera uno, a veces es imposible pasar desapercibidos.- Le dije que yo era colombiano y mi amigo francés, también que era nuestra primera vez en el Perú. Intrigado, acomodó su carrito paletero y empezó a hablarnos sobre la región y sobre lo difícil que era ganarse la vida allí. Luego empezó a contarnos sobre las diferentes comunidades indígenas que ancestralmente habían habitado la región de Ica. En su voz se podía percibir lo orgulloso que se sentía de su pasado y de su cultura. Pero también me percaté de una ligera nostalgia de esas épocas pasadas.

Entre historias, risas y paletas, el joven nos recomendó visitar el museo regional de Ica.

Asegurando que podríamos apreciar una colección de momias prehispánicas en muy buen estado de conservación. También insistió mucho con que conociéramos la momia de un niño de 8 años de la cultura de los Paracas.

Tanto nos contó sobre el lugar, que nos despertó una curiosidad enorme. Pensándolo bien yo nunca había visto una momia en mi vida. Y para serles franco, la historia de la momia del niño me cautivó fuertemente.

Perdiendo mis riñones en el “zorro”, moto-taxi multicolor

En Ica Perú no es problema encontrar un medio de transporte. Los taxis y los moto-taxis pululan fastidiosamente con sus pitos por las calles de la ciudad. Hacen sonar el claxon (pito) a tal punto, que el ruido se vuelve insoportable al cabo de un par de horas. En Ica no son los clientes los que preguntan a los moto-taxis por un servicio, al contrario! son los moto-taxis los que a punta de pitadera van preguntado a los posibles clientes para proponer una carrera.

Moto taxi en la ciudad de Ica hacia Huacachina Perú Moto taxi en la ciudad de Ica

Al final nos dimos al juego de buscar el moto-taxi que más nos llamaba la atención, el más particular y original. Y lo encontramos! El vehículo parecía una feria multicolor y aparte tenía un nombre: “Zorro”.

Embarcados en el “Zorro” nos dirigimos hacia las afueras de Ica, hasta el museo regional de la ciudad.

En medio de una polvareda y de un calor bochornoso recorrimos a todo lo que el motor podía las destapadas calles de la ciudad. El ejercicio de viajar en moto-taxi en Ica es una verdadera hazaña vertiginosa, de la cual mis riñones se acordarán toda la vida.

Museo regional de Ica : Adolfo Bermúdez Jenkins

A pesar de la imprudencia del conductor llegamos salvos a las puertas del museo regional. Bajé del aparato aún con mareo y me dirigí hacia el portal. La fachada de la construcción es bastante austera. Pero al interior un exuberante mundo cultural prehispánico se abría a nosotros. Los únicos visitantes éramos nosotros.

Puerta al llegar al museo regional de Ica Perú Puerta al llegar al museo regional de Ica Perú

Visita al museo regional de Ica Adolfo Bermúdez Jenkins Visita al museo regional de Ica Adolfo Bermúdez Jenkins

Discutí un buen momento con el vigilante del lugar, y sin pedirlo se propuso a acompañarnos durante el recorrido. Recuerdo su nombre perfectamente, pero cómo olvidarlo? Se llamaba “Divo”, un señor elegantón en su uniforme caqui, de una gentileza inmaculada. Lo primero que nos contó fue sobre las dificultades que tienen los pequeños museos peruanos, frente al saqueo y al mercado negro de obras incaicas. Nos mostró la foto de un manto centenario que antes se encontraba en el museo, pero que había sido robado varios meses atrás. Muchas de los tesoros culturales e históricos de la región se encuentran en colecciones privadas europeas. Una verdadera ultranza contra los herederos culturales peruanos.

Cultura Paracas (ocucaje) del valle del Ica, Perú Cultura Paracas (ocucaje) del valle del Ica, Perú

Cerámicas de representación animal en el museo regional de Ica Cerámicas de representación animal en el museo regional de Ica

Las salas no estaban muy bien iluminadas, pero lo suficiente para admirar el ingenio de las civilizaciones pasadas. Se destaca que estas comunidades antiguas habían alcanzado un nivel de organización social bastante avanzado.  Los pueblos indígenas de la época desarrollaron a un nivel ejemplar la agricultura, los acueductos y el comercio. Las vitrinas contienen muchas piezas de cerámica, de tejidos, de instrumentos musicales y de herramientas que cuentan el misterioso y rico pasado de las culturas Paracas, Nazca, Wari, Chincha e Inca que habitaron las regiones aledañas.

Varias pequeñas salas intentan separar por temas lo que se expone. Entre las explicaciones del señor Divo y las leyendas del museo, la visita se convierte en un verdadero viaje a través del tiempo.

Cerámica de la época prehispanica museo en Ica Perú Cerámica de la época prehispanica museo en Ica Perú

Cerámica de la cultura Paracas y Nasca en Ica Perú Cerámica de la cultura Paracas y Nasca en Ica Perú

Pero mi asombroso alcanzó un punto culminante al llegar a las salas de las momias. Las imágenes que estaba observando no se parecían a nada que yo hubiese visto antes. Los cuerpos momificados contaban historias de viajes al “más allá” y desgarradoras escenas de horror a causa de los sacrificios mortuorios y de las enfermedades que amainaban en ese entonces las poblaciones.

La conservación de las momias es tal, que se puede incluso apreciar los peinados y las largas cabelleras cadavéricas. Tenía escalofríos y llevaba los pelos de punta.

Cráneos vestigios de práctica de trepanación, cultura Paracas Ica Perú Cráneos vestigios de práctica de trepanación, cultura Paracas Ica Perú

Momia peruana con textiles funerarios prehispánicos Momia peruana con textiles funerarios prehispánicos

Encuentro con la momia de un niño de 8 años de la cultura Paracas

Haciendo la vuelta de la última sala, me topé de frente con la momia de la que me había hablado el joven paletero en el parque de Ica. Viendo la figura y la posición de la momia, entendí la insistencia del joven.

Esa parte de la sala del museo regional de Ica está dedicada a la momia infantil. Al parecer fue objeto de varios estudios científicos para determinar el origen, la pertenencia, la edad y la causa de la muerte. Varias de las radiografías y de los resultados del estudio se exponen al público, para ayudar a comprender la vida y sobre todo la muerte de esas comunidades.

Momia de niño 8 años de la cultura Nasca Paracas, museo de Ica Momia de niño 8 años de la cultura Nasca Paracas, museo de Ica

Momia prehispanica en el museo regional de Ica Perú Momia prehispanica en el museo regional de Ica Perú

El niño indígena tenía 8 años, vivió en el año 600 d.c aproximadamente y pertenecía a la comunidad Nasca. Los resultados forenses muestran que el niño duró inválido y postrado muchos antes de morir y el deceso fue a causa de tuberculosis y de una infección renal.

La posición y los elementos de la momia son bastante intrigantes y están cargados de mucha melancolía. El ajuar de entierro contenía mantos, un turbante, collares de semillas, oreja y corazón de llama, penachos de plumas y varias cerámicas decoradas. Sentí una avalancha de sentimientos al conocer la historia detrás del cuerpo momificado. Me hice mil preguntas sobre la manera en que vivían y que morían los pueblos indígenas siglos atrás. Al parecer la esperanza de vida no superaba los 30 años de edad y las condiciones eran fuertes entre las costumbres y los ritos místicos que los poseía.

Momia infantil pueblo Nasca, museo regional de Ica Momia infantil pueblo Nasca, museo regional de Ica

Salí del lugar ligeramente consternado por el pasado, pero muy agradecido por la posibilidad de descubrir el Perú cultural, histórico y desconocido que se abría en frente de mí. Agradecí en mi mente al joven vendedor de paletas por su gran consejo de visitar este museo, y le ofrecí un sincero apretón de manos al señor Divo por sus explicaciones y su voluntad sincera.

El viaje para descubrir el sur del Perú debía seguir.

Vidéo de mi visita al museo regional de Ica:

Información y consejos para la visita del museo:

  • El museo regional de Ica es pequeño y un poco falto de mantenimiento, pero está considerado como uno de los más importantes del Perú por el valor histórico y cultural de sus piezas arqueológicas.
  • Horarios : de martes a viernes de 08:00 a 19:00, domingos y feriados de 08:30 a 18:30.
  • Tarifas : 10 soles peruanos.
  • A pesar de lo folklórico de los moto-taxis, estos son una de las mejores opciones para desplazarse en Ica. Exijan prudencia al conductor!
  Aristofennes

Blogtrip | Blog de viajes

Llegamos a la ciudad de Ica en horas de la mañana procedentes de Lima. En Ica comenzaría en serio nuestro viaje de 28 días por el sur del Perú y algunos destinos en Bolivia. En ese instante la prioridad en Ica era la de visitar el renombrado oasis de la Huacachina, para luego seguir inmediatamente hacia Nazca, nuestro próximo destino. Habíamos leído varios blogs de viaje, y los relatos  recomendaban NO tardarse demasiado en la ciudad. Aparentemente, para algunos viajeros Ica es un destino sin mucho interés. Pero siguiendo el consejo de uno de los habitantes, nosotros terminamos en un museo…

Reseña de mi visita al museo regional de Ica

Acceso al lugar
Interés turístico
Relación calidad-precio
Información

Educativo e interesante

Abrebocas de la riqueza cultural prehispanica del Perú. Muy recomendado!

User Rating: 3.65 ( 1 votes)

About Aristofennes

Con alma de aventurero, viajar hace parte de mi estilo de vida. Descubrir el mundo permite de descubrirme a mí mismo. Amante de la fotografía y de la videografía de viajes. Soñador y sensible al mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *